viernes, 20 de julio de 2012

CRÓNICA PEDALS D'EN SERRALLONGA 2012

Cuenta la historia que un tio muy intrépido llamado Serrallonga , “bandoler” de profesión, dominó durante años los bellos parajes del prepirineo y pirineo. Su gran conocimiento del terreno lo hacían infalible en el arte del saqueo por lo que llegó a amasar grandes fortunas que escondió en lugares inalcanzables. Cuentan los mayores del lugar, que su espíritu y la de su banda siguen vivos y que custodian el tesoro.


Pues bien, la razón por la cual ocho caballeros “ATEOS” montados en aluminio y carbono nos embarcamos a la aventura en estas tierras no es otra que la de levantarle el tesoro al temido Serrallonga y a sus hombres. Se trata de seguir la ruta del bandolero durante dos días luchando contra la orografía “MOLT ABRUPTE” y contra los elementos.



La aventura comenzó con el ritual del murciélago, practicado por uno de los hombres fuertes, para intimidar a Serrallonga donde quiera que estuviera observándonos. Durante el ritual, una voz aparecida de la nada mencionó el nombre del valiente caballero en pleno límite elástico de las alas del murciélago, era nuestro contacto, el bufón que nos guiaría por aquellas tierras, que atemorizado por el despliegue de fuerza gritó de pánico. Después de un buen rato conseguimos tranquilizarlo y ganarnos su confianza. Nos explico todos los secretos del territorio y como vencer a Serrallonga, insistió en que no subestimáramos su poder ya que él , jugaba en casa. Dicho esto, emprendimos la marcha con nuestras monturas y armados hasta los dientes en busca de la aventura, el punto de partida fue el camping el pont a pocos km de Vilanova de Sau.

No tardamos mucho en darnos cuenta de que aquello iba en serio, el avance no era proporcional al desgaste, y es que el itinerario siempre picaba hacia arriba. El grupo debía regular el avance, no podiamos correr el riesgo de encontrarnos a Serralonga en estado de cansancio, además, las averías mecánicas se sucedieron durante varias millas en algunas de las monturas. Las herraduras de dos monturas se fisuraron de forma preocupante y además los frenos parecían saboteados. Seguro que era cosa d’en Serrallonga (quijopu), y es que en ese momento transitábamos el coll de Serrallonga . Pero esto no iba a detener el avance, sólo pérdida de tiempo. La estrategia para que no volviera a suceder, era no pisar las “pedretas de canto. Serrallonga se empezaba poner nervioso.

La expedición se detuvo en el santuario del Coll para comer y reponer fuerzas. Allí entendimos porque el bandido se aferró a aquellas tierras, y es que la belleza de los parajes, divisando el pantano de Susqueda al fondo, enamoraba a cualquiera. Se reemprendió la marcha bajando por un sendero divertido donde se le demostró a Serrallonga que la expedición contaba con especialistas en esa modalidad y que el VINO Y LA CERVEZA de la comida  los hacía ser aún mejores. Al parecer esto no le sentó bien a nuestro Bandoler porque nos preparó una emboscada en forma de subida larga y dura en el coll del Cirerer. Tampoco fue sufciente para ELIMINARNOS. Se le acaban las artimañas a Serrallonga y las que le quedaran las debía utilizar al día siguiente, porque la expedición llegó a destino, Sant Hilari Sacalm. Se hizo noche en una preciosa villa (Vilal Rural). Después de una cena que infló los estómagos hasta deformar maaassssi cabe las camisetas un poco de animación por parte de las gentes del lugar, algunos con tendencias diferentes cuyas perdidas de aceite sirvieron para engrasar cadenas.

El segundo día amanecía más caluroso y “a priori” menos ABRUPTE que el anterior, pero la expedición no se fiaba, Serrallonga no había dicho la última palabra. Sendas de buen rodar se acontecieron durante las primeras millas, hasta que En Serrallonga volvío a tirar algunas chinchetas y ALGUNAS PEDRETAS DE CANTO, que ocasionaron algún pinchazo, que no supuso mucho problema para reemprender la marcha. El avance efectivamente era más rápido que en la jornada anterior, todo parecía más fácil, aunque el calor apretaba algo, no era sofocante, no obstante había que beber. Uno de los caballeros leyó en el libro de ruta que había una FONT EN LA PENDENT, pero no era así, la sed hacía nublar su vista, el pergamino decía FORT PENDENT, que no es lo mismo. Los lugareños de ESPINELVES nos guiaron hasta una de las fuentes. Continuamos el avance hasta VILADRAU. La expedición estaba en casa d`en SERRALLONGA,(Les Guilleries-Pont de Fàbregues), era el momento de ajustar cuentas. Preguntamos por él pero ni rastro, maldito cobarde ya verás como aparece más adelante. Bueno comeremos por aquí, nada!! No hay comida. Decidimos avanzar un buen trecho hasta Vilanova de Sau agotando previamente, los pocos víveres con los que contábamos. Después de un buen festín nuestra historia empezaba a tocar fin, ya sólo quedaba una pista fácil seguida de un “CENDRER MOLT TÈNIC” para llegar a nuestro punto de partida.

La verdad es que no encontramos a En Serrallonga, y en cuanto al tesoro, sí que lo encontramos, pero no en forma de monedas ni roblones de oro, este venía en formato de amistad, esfuerzo, paisajes y diversión, mucha diversión.

Un abrazo

martes, 17 de julio de 2012

FOTOS PEDALS D'EN SERRALLONGA

FUTUROS HE COLGADO ALGUNAS DE LAS FOTOS DE NUESTRA AVENTURA, HAY MUCHAS MÁS, A VER SI HACEMOS UN MONTAJE CON MUSIQUILLA. EN BREVE COLGARÉ LA CRÓNICA D'EN SERRALLONGA I LES PEDRETES DE CANTU.









domingo, 18 de marzo de 2012